Say Hello to Black Jack

0 opiniones

Para un médico novato japonés, la vida está plagada de dudas y momentos apasionantes. Únete a Eijiro Saito y descubrelos junto a él. Una historia apasionante para todos los que queremos conocer algo de lo que ocurre en otros sistemas sanitarios.



¿Te ha gustado? ¡Apoya al autor!

Icono_comic_vertical_oscuroSay Hello to Black Jack es un seinen con tintes dramáticos de Syuho Sato. Es un magnífico manga, muy reivindicativo y comprometido con denunciar la realidad social y el sistema sanitario nipón.

En él Sato hace un pequeño homenaje a la obra de Osamu Tezuka, contanto la vida de un médico. Y hasta ahí llega la similitud. Syuho describe perfectamente la personalidad de todos los personajes con los que puebla esta obra, especialmente su protagonista, Eijiro Saito, y cómo van evolucionando a medida que maduran en un entorno ciertamente estresante y hostil.

Encontrarás, además de un guión perfectamente construido y asesorado por expertos sanitarios, un muy buen nivel de dibujo, dado que Sato es un dibujante muy solvente, capaz de dibujar incluso con ambas manos:

Como nota curiosa, y para que veas la posición del autor ante la explotación sufrida por parte de su anterior editorial, Syuho decidió liberar los derechos de este manga el 15 de septiembre de 2012. Ojalá nunca más se de esta circunstancia para ningún creador. ¡Recuerda que la lectura de las viñetas se hace de derecha a izquierda!

No te olvides de apoyar al artista con una pequeña aportación libre desde 1€. Contribuirás a que Broadcasting Comics siga creciendo y a que los autores puedan seguir haciendo lo que más les gusta: crear historias.

 

Información personal

Total de la donación: 1.00€

Opiniones sobre el cómic

Valoración media

0 opiniones
Sé el primero en valorar “Say Hello to Black Jack”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No hay valoraciones todavía.

¡COMPÁRTELO!